Atención a refugiados en Grecia

El equipo de Les1001Dents se desplaza a la Isla de Kos para atender a personas refugiadas en Grecia

Como lamentablemente todos sabemos, miles de personas han huido de sus hogares debido a la guerra, la violencia, la pobreza y la falta de oportunidades que asolan sus países de origen y esperan hoy, indefinidamente, alguna variación en la realidad internacional o nacional que les permita cambiar sus vidas.

Frente a esta grave y alarmante emergencia humanitaria y por la inactividad y falta de una respuesta satisfactoria y aceptable por parte de la Unión Europea, en 2016 la ONG Acción Planetaria recibió diversas peticiones de actuación en la zona y se emprendieron varias intervenciones odontológicas de atención a refugiados en Grecia.

Nuestro objetivo era claro: brindar asistencia bucodental a las personas refugiadas que se encontraban en Grecia y dar respuesta a las necesidades que surgieran en el territorio.

En la primera intervención, la ONG se desplazó al campo de Petra Olympos dónde se encontraban cerca de 1.500 personas. La llegada fue muy emotiva y a la vez desconcertante. Con el trabajo que realizó el equipo odontológico experto en intervenciones de cooperación internacional pudimos atender a más de 350 personas refugiadas y realizar más de 500 tratamientos.

Pero el trabajo no estaba hecho. En noviembre de 2016 repetimos en una nueva intervención en la que se desplazaron el Dr. Christian Vargas Álvaro, las doctoras generalistas Anna Sorio Albouy, Marta Sánchez Moix, Aroa Labraña Sánchez y nuestra compañera Samia El Akel, por entonces auxiliar y recepcionista de Les1001Dents.

En todos los desplazamientos, parte del cuadro médico de Les1001Dents constituye el equipo de actuación que contribuye, con su participación y voluntariado, a la atención de los pacientes.

El desarrollo de nuestro trabajo estuvo repleto de obstáculos y, sobre todo, de la falta de “comodidad” con la que contamos en nuestro lugar habitual de trabajo, el box equipado de Les1001Dents. Las condiciones son complejas y, a pesar de la experiencia de los voluntarios en trabajar en circunstancias adversas, la fatiga no tarda en aparecer, especialmente debido a la posición corporal que el especialista es forzado a adoptar como consecuencia de las sillas dentales improvisadas. Sin embargo, y gracias al empeño y la voluntad de las personas refugiadas, todas estas dificultades no nos impidieron realizar más de 200 tratamientos.

Podríamos hablar de todas las adversidades a las que se enfrentan el equipo de voluntarios que nos acompaña en las intervenciones internacionales, pero no haríamos justicia a la felicidad que sentimos cuando, después de horas de duro trabajo, los pacientes vuelven a sonreír y, por un segundo, se olvidan de sus problemas para devolvernos con su sonrisa todo el esfuerzo realizado.

Es inevitable  fijarnos en sus miradas, ojos que te penetran a pocos centímetros de distancia y te transmiten la carga que llevan encima.

Entonces piensas en todo el camino que han recorrido, la historia de su vida que nunca podrás realmente imaginar y recuerdas que estás en el lugar perfecto, donde debes estar.

 

Comparte si te ha gustado!

Leave a Reply